Ni persecución ni olvido, dice Astudillo sobre auditorías al gobierno de Rogelio Ortega


*Por inexperiencia de funcionarios del gobierno anterior, Guerrero estuvo a punto de perder millonarios recursos para obra, afirma el gobernador

| Gilberto Guzmán | Desde guerrerohabla.com
Ni persecución ni olvido, dice Astudillo sobre auditorías al gobierno de Rogelio Ortega

Política

Febrero 08, 2016 21:58 hrs.
Política Estados › México Guerrero
Gilberto Guzmán › guerrerohabla.com

4,308 vistas

El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, afirmó que su Gobierno no pretende encabezar una persecución contra los responsables de irregularidades financieras en anteriores administración, pero tampoco permitirá que esas situaciones queden sin ser sancionadas.
En entrevista radiofónica, habló sobre laudos laborales –cuyo deuda por este rubro ronda los mil 600 millones de pesos- y otros problemas heredados por anteriores administraciones, y dijo que su Gobierno ha tratado de resolver muchas cosas que no se generaron en el actual sexenio, actuando en todas con responsabilidad.
Citó el ejemplo del pago de aguinaldos en diciembre pasado, que la anterior administración, encabezada por el universitario Rogelio Ortega Martínez, no dejó recursos para cubrirlos, “tuvimos que conseguir dinero en cantidades en verdad importantes para enfrentar ese asunto, y no le debe incomodar a nadie que eso se diga, porque es la verdad”.
Tampoco debe incomodar, agregó, que se diga que no se ejerció un programa de obra pública, “en toda la memoria que tengo, que llevo casi 30 años en Chilpancingo, no recuerdo que un Gobierno del Estado no haya sido capaz de ejercer un programa de obra pública en un año”, señaló en referencia a la omisión en que incurrió la administración anterior.
El gobernador subrayó que es verdaderamente grave que por el hecho de que el gobierno de Rogelio Ortega Martínez no haya ejercido ese programa de obra pública, la actual administración haya estado en el riesgo de que se cancelaran grandes cantidades de dinero para obras necesarias de drenaje, agua y caminos.
Agregó que afortunadamente se están ejerciendo esos recursos que creía perdidos, porque en los últimos días de diciembre logró rescatarlos, ya que que no se hicieron fundamentalmente por “incapacidad técnica” debido a que nunca fueron debidamente requisitados los procedimientos que marcan los reglamentos y normatividad institucional.
“Y eso no le puede molestar a nadie que se diga, porque es la realidad. A nadie le puede molestar que se diga que (Guerrero) estaba lleno de bloqueos, de conflictos. No se debe molestar nadie de que diga uno las cosas como fueron y tampoco se trata de andar provocando, no somos camorreros, no andamos viendo a quién descalificamos pero creo que era necesario que para tener un punto de partida pudiéramos tener un análisis de cómo estaban las cosas, porque lo más sencillo sería decir estamos igual, y por supuesto que no estamos igual”, defendió su gestión.
En el tema de la violencia, que –afirmó- es utilizado por sus críticos para minimizar sus esfuerzos, reconoció que se ha registrado un alto número de asesinatos, pero tienen que ver con el trasiego y el cuidado de la droga, “con los grupos vinculados con quienes protegen a los que siembran, los que bajan la droga, todo eso tiene una vinculación”.
Agregó que la actual administración ha conjuntado fuerzas, especialmente de la federación, la Secretaría de la Defensa Nacional y la Marina, para tratar de enfrentar este grave problema que afecta al estado de Guerrero.
“Pero ahí estamos, sin duda el Gobierno existe y ahí está. Vamos en esta etapa nueva, después de los 100 días, a redoblar esfuerzos con un equipo al que por supuesto llamamos a que sigamos adelante, y con una gran cantidad de cosas que tenemos que hacer”, expresó Astudillo.
Respecto a las auditorías que aplica su gobierno a la anterior administración, recordó que Guerrero viene saliendo de una crisis que originó muchos problemas y que se generó a partir de la contingencia provocada por los huracanes Manuel e Ingrid en septiembre del 2013, seguido del Caso Iguala-Ayotzinapa en septiembre del 2014 y posteriormente la inexperiencia e ineficiencia de quienes estuvieron en algunas áreas del Gobierno durante el interinato de Rogelio Ortega Martínez, a quién le tocó concluir el periodo para el cual había sido electo Ángel Aguirre Rivero.
“Eso no me limito en decirlo, inexperiencia, ineficacia, no indolencia, sencillamente inexperiencia. Lo que creo es que se tiene que estar revisando todo lo que se hizo, todo lo que se manejó. En su momento, tendrán que darse a conocer las cosas (…) se están realizando las auditorías y no hay prisa por perseguir a nadie, pero tampoco hay ánimo de que las cosas queden en el olvido”, concluyó.

Ver más